Nueva Zelanda en 12 días

¿Por qué elegir Nueva Zelanda y no otro destino? Pues es muy sencillo, en estas islas remotas conoceréis la cultura maorí y paisajes de ensueño, visitaréis a los Hobbits, caminaréis por la Tierra de Mordor, alucinaréis con sus parques geotérmicos y sus volcanes, veréis luciérnagas, conoceréis su preciosa flora y su llamativa fauna, quizás veáis la vía láctea, y os relajaréis en extraños ríos y en playas de arena negra. Ya os he convencido, ¿a que sí? Pues os animo a seguir leyendo este post para conocer este maravilloso país, no os arrepentiréis. 

El país de la nube blanca está dividido en dos islas, la Isla Norte y la Isla Sur. En este post os presentaré la primera, la cual es prácticamente un volcán, y cuando vuelva al país de los kiwis, os presentaré su isla más austral. Visitaréis los puntos en los estuve y os llevaré a uno que se me quedó en el tintero. Asimismo, os enseñaré otros tantos para que los conozcáis y tengáis la posibilidad de elegirlos si os llaman la atención. Podéis verlos en El tintero.

Nueva Zelanda está preparada perfectamente para conocerla en caravana, y de hecho, diría que el 100 % de los visitantes que realizan un road trip por el país lo hacen mediante este medio de transporte, menos yo, que al estar de fin de semana en fin de semana viajando por la isla la mejor opción para mí era el coche en lugar de una campervan. Por este motivo, en esta Ruta por Nueva Zelanda en 12 días no encontraréis campings sino apartamentos para hospedaros. 

Pero por si os pica el gusanillo de la caravana, en Datos útiles os daré una breve explicación sobre tipos de caravanas y os recomendaré varias apps para hacer el viaje mediante éstas, basadas en la experiencia de unos amigos. También os hablaré del presupuesto estimado para viajar a Nueva Zelanda, así como del visado y muchas cosas más.

Para más información sobre las ciudades y los lugares que os mostraré en mi Ruta de 12 días por Nueva Zelanda, os recomiendo que cliquéis sobre las palabras en azul para acceder o bien a mi posts donde os cuento con más detalle tanto qué ver como mi experiencia en esos lugares, o bien para acceder a su página web donde podréis recabar más información. 

Para terminar, os contaré algo que me pareció súper curioso, por lo que tengo que contarlo. Por si no lo sabéis, Aotearoa (Nueva Zelanda en el idioma maorí) es un país donde la naturaleza está cuidada al dedillo y se respeta muchísimo. Por eso mismo, fumigaron el interior del avión antes de aterrizar y en el aeropuerto me limpiaron los zapatos para evitar que entrara algún espécimen no deseado o algo que dañara su ecosistema, ya que venía de visitar los parques de la costa oeste de EEUU, cuidando así al máximo su medio ambiente.

Itinerario road trip por Nueva Zelanda

¿Estáis preparados para vuestro viaje a Nueva Zelanda? Antes de empezar quiero mencionaros un dato muy importante, y es que como ya sabréis, en Nueva Zelanda se conduce por la izquierda, por lo que os sugiero mucha precaución al volante, sobre todo en las rotondas y a la hora de incorporaros a la carretera, ya que vuestro subconsciente os intentará llevar a vuestro carril habitual, el lado derecho. MUCHO CUIDADO.  

A continuación, antes de comenzar con la ruta os dejo un par de webs interesantes, la web oficial gubernamental y la web oficial de turismo de Nueva Zelanda.

La ruta comprende como mínimo 1016 kilómetros distribuidos de la siguiente manera: Auckland – 22 KM – Waitākere -171 KM- Matamata -102 KM- Waitomo -152 KM- Tongariro NP -91 KM- Taupō -80 KM- Rotorua -85 KM- Whakatāne -237 KM- Hahei -76 KM- Auckland.

Tras los dos días de vuelo para llegar a Nueva Zelanda la mejor opción para reponeros del jet lag y aclimataros antes de empezar a conducir es visitar Auckland. Aunque quizás os marearéis un poco y no os recuperaréis al 100% al ver que los neozelandeses también andan por la izquierda y que hasta por las escaleras mecánicas se sube por este lado. Yo después de cinco semanas no conseguí acostumbrarme a esto e iba topándome con la gente como el primer día.

Auckland es la ciudad más poblada del país con 1,5 millones de habitantes, por lo que en ella encontraréis prácticamente de todo. Podréis disfrutar de un montón de parques y jardines, encontraréis iglesias por todos lados, podréis andar por cráteres volcánicos extintos como el Mount Eden y el One Tree Hill desde donde tendréis una panorámica alucinante de Auckland. 

También podréis subir a su Sky Tower y cenar en su restaurante giratorio, así como pasear por su calle más famosa llamada Queen Street, donde por cierto, se encuentra el ayuntamiento y The Civic, uno de los pocos teatros del mundo que aún quedan en pie con un estilo atmosférico.

Pero lo mejor está aún por llegar, dado que tendréis la posibilidad de conocer en primera persona a los Kiwis en el Zoo de Auckland y hacer una ruta de senderismo por un volcán en “stand by” ubicado enfrente a la ciudad, el Rangitoto. Y para hacer que el jet lag desaparezca completamente, os sugiero que visitéis Waiheke Island, el paraíso de los vinos neozelandeses.

Tras el bullicio de la ciudad (y la resaca de Waiheke Island) pondréis rumbo hacia Waitākere Regional Ranges Park para empezar la toma de contacto con la naturaleza, ya que para eso uno viaja  a Nueva Zelanda, ¿no?.

El Waitākere Regional Ranges Park se ubica a escasos 20 kilómetros de Auckland. Aquí disfrutaréis a lo grande haciendo rutas de senderismo para descubrir asombrosas cataratas y playas de arena negra, como por ejemplo, Karekare Beach y Piha Beach, lugar donde se encuentra la famosa roca con silueta de león (Lion Rock) a orillas del Mar de Tasmania. De igual manera, disfrutaréis conduciendo por carreteras escénicas rodeadas de vegetación hasta en el mismísimo arcén y en ocasiones ocultas bajo bóvedas creadas por los árboles. Éstas son Huia Road y Scenic Drive.

También podréis visitar el Arataki Visitor Center para conocer un poco acerca de la fauna neozelandesa y para preguntar a los rangers cualquier duda que tengáis acerca del parque. Pero sobre todo, para tener vuestro primer contacto con la cultura maorí, puesto que en la entrada al recinto os toparéis con una enorme columna tallada maorí.

En este lugar disfrutaréis de la tranquilidad y la paz que no ofrece la ciudad de Auckland.

El primer destino del día será para visitar el pueblo desde donde Frodo Bolsón y Samsagaz Gamyi (Sam) emprendieron su andadura para la destrucción del Anillo Único, para después seguir el camino y conocer a los fabulosos Glowworms.

En el Hobbiton Movie Set, así es como se llama la Comarca, podréis ver a todo detalle este pequeño pueblecito tal y como se muestra en las trilogías de «El señor de los anillos» y de «El Hobbit». Pasearéis por el exterior de sus mini casas integradas a la perfección en el interior de las laderas y veréis un montón de cosas a “escala Hobbit” (atuendos, herramientas, mobiliario) y la famosa Taberna del Dragón Verde (The Green Dragon Inn) donde podréis tomaros una cerveza e incluso cenar si habéis elegido esta opción. 

Tanto en su página web como a través de este tour (53 €) podéis reservar la visita.

Seguidamente os recomiendo poner rumbo hacia las Waitomo Caves, donde viviréis una experiencia única e inimaginable en las entrañas de la Isla Norte de Nueva Zelanda. Aquí veréis como unos graciosos animalillos iluminan toda una cueva en la más absoluta oscuridad de color azul fluorescente gracias a su capacidad de emitir luz, os presento a las encantadoras luciérnagas. 

Aquí tenéis varias posibilidades para conocer a los Glowworms, como por ejemplo, mediante rafting o un paseo en barca por 33 € (aquí os dejo este último tour). Os aseguro que al terminar esta aventura inolvidable fliparéis en colores, nunca mejor dicho. 

En la Región de Waikato podéis obtener más información sobre los dos lugares anteriores. 

Os aconsejo hacer noche en el Tongariro National Park.

Tras conocer la Comarca, hoy visitaréis el lugar donde Frodo destruyó el Anillo Único, la tierra de Mordor, un lugar inhóspito y desolado por el que caminaréis para realizar la trepidante e imponente ruta alpina de senderismo Tongariro Alpine Crossing, y si tenéis suerte, quizás veáis algún orco descarriado.

Tongariro Alpine Crossing es una ruta catalogada como bastante dura de 19,6 kilómetros de longitud que transcurre entre volcanes activos en el Parque Nacional de Tongariro. En este trail marcharéis por senderos rodeados de rocas solidificadas y de piedras volcánicas negras bordeando el Monte del Destino (Mount Ngauruhoe) hasta llegar a los lagos de color esmeralda, donde presenciaréis y oleréis las fumarolas de vapor procedentes de las profundidades de la tierra.

Pero no toda la ruta discurre por un terreno yermo y oscuro, ya que en su tramo final os adentraréis en un mundo totalmente opuesto al que dejásteis atrás atravesando una pequeña zona selvática hasta alcanzar la codiciada meta. Para mí, este es uno de los destinos más apasionantes del país oceánico.

Os sugiero pernoctar dos noches en el parque porque después de realizar la ruta no vais a tener ganas de conducir, sino de descansar y charlar sobre vuestra hazaña.

En la ciudad de Taupō descubriréis las Maori Rock Carvings ocultas en un rincón del Lago Taupō y presenciaréis las maravillosas y espectaculares Huka Falls, unas cataratas que os dejarán embobados y sin habla a causa de su precioso color y su increíble rugido. Esta última actividad era gratuita, en cambio,  el paseo en barco para visitar la roca maorí tallada tenía un coste de unos 12 € con este tour.

También podréis disfrutar de una zona del Río Waikato de lo más extraña en la que se une agua caliente precedente de un géiser con el agua fría del río ocasionando temperaturas de lo más insólitas, este punto se  llama Otumuheke Stream (Spa Hot Pools) y su acceso era gratuito. Así pues, podréis ver un McDonald´s dentro de un avión o hasta pasear por la mismísima luna en el parque Craters of the Moon por tan solo 8 NZD (unos 5 €).

Al igual que en Waitomo, os aconsejo hacer noche en otro lugar, en este caso en Rotorua.

En este punto de vuestro increíble road trip por Nueva Zelanda es donde más alucinaréis y conoceréis de verdad esta preciosa y fascinante tierra.

Una de las cosas más atrayentes que podréis hacer en Rotorua es conocer la cultura maorí en una de sus aldeas, entre las que se encuentran la Tamaki Maori Village (actualmente llamada Pā Tū), la Mitai Maori Village y la Whakarewarewa Maori Village

En mi caso, yo me decliné por esta última, puesto que su precio era muchísimo más bajo con respecto a las demás aldeas (40 NZD, unos 24 €) y ofrecía todo lo que buscaba, como por ejemplo presenciar en directo el “Haka” (una danza maorí mundialmente famosa) y probar su comida típica, entre la que se encontraba el Hangi (algo muy parecido a un pastel de carne).

Asimismo, podréis disfrutar y sentir la fuerza de la naturaleza bajo vuestros pies en el parque geotérmico de Wai-O-Tapu, donde veréis el Lady Knox Geyser en acción y os quedaréis anonadados con sus pozas de lodo y con sus balsas de agua con colores de lo más llamativos, como es el caso de la Champagne Pool (Piscina de Champán) o del Devil´s Bath (El Baño del Diablo). 

Este lugar es una auténtica pasada, la tierra respiraba como si estuviera viva. Su precio rondaba los 32 NZD, unos 20 €.

También podréis visitar los numerosos lagos que rodean la ciudad y bañaros en sus cataratas, de la misma manera que podréis daros relajantes baños en piscinas de barro y de azufre en el Hell’s Gate Geothermal Reserve and Mud Spa (79 NZD/ 48€) y en el Kerosene creek, un río que parecía una marmita de lo caliente que estaba. El acceso a este último era gratuito.

Pero ahí no acaba todo, otra de las muchas actividades que ofrece Rotorua es visitar su enorme Whakarewarewa Forest Park (The Redwoods) en bicicleta o andando, donde podréis ver enormes secuoyas. Si deseáis conocer este lugar en bicicleta y además disfrutar de su Bike Park, os sugiero alquilar la bici en Mountain Bike Rotorua. Su precio era de 39 NZD/día (unos 24€) en 2019. 

En cambio, si lo vuestro no es dar pedaladas os recomiendo hacer el Redwoods Treewalk, una ruta que transcurre caminando por puentes conectados entre árboles a unos 25 metros de altura. Para reservar esta actividad os recomiendo que visitéis su página web y veáis las diferentes opciones y precios. 

Y para rematar, tenéis a vuestro alcance nuevamente la posibilidad de caminar sobre otro volcán, en este caso el  Monte Tarawera.

En Bay of Plenty podréis visitar sus extensas playas e incluso hacer algún tour de avistamiento de delfines, así como visitar las ciudades de Tauranga y Whakatāne. Pero lo más llamativo es visitar el único volcán marino en activo de Nueva Zelanda, el volcán Whakaari o White Island, un volcán ubicado a unos 50 kilómetros mar adentro de Whakatāne.

Para visitar este volcán, el cual me quedé con unas ganas tremendas de patear (en mi post de Rotorua os cuento por qué me quedé sin ir) tenéis 3 alternativas; la primera es sobrevolandolo contratando un tour con la empresa White Island Flights, la segunda es llegando hasta él en helicóptero para después descender y visitarlo por medición de Frontier Helicopters y la última es recorrerlo en un tour de 5 horas de duración llegando en barco. 

Como os podéis imaginar ninguna de estas opciones son baratas, pero creo que tiene que merecer mucho la pena. Sus precios empiezan desde 150 €/persona. La foto anterior es de unos amigos trotamundos que sí tuvieron la suerte de visitarlo. 

Mencionar que es posible que el tour se cancele el día anterior, ya que diariamente hacen mediciones de los gases emitidos por el volcán y de su actividad sísmica, y si hay peligro, lógicamente cancelan la visita.

En este décimo día de viaje visitaréis la zona preferida de los aucklandeses para pasar sus vacaciones de verano, ésta es la Coromandel Peninsula ubicada en la Región de Waikato.

Aquí podréis disfrutar de rutas de senderismo y de bicicleta en plena naturaleza y después relajaros en sus increíbles playas, entre las que destacan la Hahei Beach, la Hot Water Beach y la alucinante Cathedral Cove. En esta última tendréis el privilegio de ver la catalogada como la playa más bonita de Nueva Zelanda, y no es para menos, y en Hot Water Beach os volveréis locos excavando en la arena a la espera de que brote agua caliente para haceros una mini piscina privada.

Este día lo he implementado en mi guía a modo de día libre para hacer lo que queráis, como por ejemplo, quedaros un día más en el lugar que más os haya gustado o hacer alguna ruta más de senderismo por Rotorua, Taupō o Waitākere. 

Otra posibilidad es utilizar este día para descubrir otros lugares como por ejemplo el Mount Taranaki, el Cape Regna, o incluso Wellington, aunque estos dos últimos quedan un poco alejados de los puntos que visitaréis con mi Guía de Nueva Zelanda (pero es posible). En El tintero podréis ver algunas cosillas más que quizás os sirvan de inspiración.

Y hasta aquí este apasionante road trip por Nueva Zelanda en 12 días. Estoy seguro de que obtendréis una experiencia increíble e inolvidable y de que será un hasta pronto Nueva Zelanda.

“No se recuerdan los días, se recuerdan los momentos”.

Cesare Pavese

Datos útiles

A continuación, os comento varios puntos de interés general que os serán de gran utilidad antes de emprender vuestro viaje a Nueva Zelanda:

Desde mediados de 2019 implantaron un visado llamado NZeTA para poder acceder a Nueva Zelanda. Éste es muy fácil de rellenar y no tiene muchas complicaciones, pero por si acaso, a continuación os dejo unos enlaces en español con información sobre el NZeTa y una guía para completar el formulario.

En 2019 el NZeTA tenía un coste de 12 NZD si se tramitaba vía online y de 9 NZD si se hacía a través de su aplicación, la cual os aconsejo porque me pareció mucho más fácil y rápida. A estos precios había (y hay) que sumarle un coste adicional de 35 NZD por un impuesto de conservación y turismo que se impone a los visitantes extranjeros (IVL). 

Si sois españoles necesitaréis este visado. Si tenéis otra nacionalidad os recomiendo que echéis un vistazo a esta web.

En principio no hay vacunas obligatorias para viajar a Nueva Zelanda pero este es un ámbito que puede cambiar con frecuencia. Aquí os dejo una web orientativa sobre las vacunas pero os sugiero que os acerquéis a vuestro centro de salud a preguntar sobre este tema.

Entre las estaciones de verano y de otoño que oscilan entre los meses de diciembre a mayo. La Isla Norte tiene un clima subtropical y las temperaturas  en estas fechas varían entre los 24º y los 12º. Aun así, el clima de Nueva Zelanda es muy cambiante y en un solo día se pueden presenciar las cuatro estaciones del año.

Quitando los vuelos que son lo que realmente encarecen el presupuesto para ir a Nueva Zelanda, ya que sus precios oscilan entre los 1.000 y los 2.000 € por persona ida y vuelta, el resto de gastos creo que se pueden considerar como normales. Aún así, viajar a Nueva Zelanda requiere un presupuesto elevado.

  • Vuelos: 1500 €
  • Coche: 400 €
  • Combustible: 180 €
  • Hoteles: 420 €
  • Comida: 350 €
  • Actividades: 550 €

           Total: 3400 €/persona

Tras varios coches alquilados en Nueva Zelanda la mejor opción que encontré para éste fín fue mediante la empresa Bargain Rental Cars. Lo más llamativo de esta compañía eran tanto sus precios bajos como sus coches, los cuales estaban un poco anticuados y de ahí su precio. Para que os hagáis una idea, independientemente del coche que tuvieran a disposición para alquilar en ese momento no llegué a pagar más de 20 €/día, un precio muy muy barato. 

Si preferís la caravana, cuando hablo de éstas me refiero a todo tipo, os sugiero los buscadores Motorhome Republic o Worldwide Campers para encontrar vuestra próxima casa rodante, así como que le echéis un vistazo a Imoova, a transfercar y a DriveNow, unas webs que ofrecen el servicio “Relocation”, una opción muy interesante que os puede servir para ahorrar bastante dinero en vuestro viaje. Ésto último os ha gustado, ¿a que sí? Pues a continuación os cuento en que se basa este servicio. 

Relocation es muy sencillo. Debido a la gran cantidad de viajeros que utilizan este medio de transporte para viajar, en algunas ciudades suele haber una gran acumulación de caravanas porque es ahí donde los turistas han acabado sus rutas. Pues bien, aquí es donde entramos nosotros, ya que, ¿qué mejor manera de ahorrar costes para las empresas que alguien mueva sus caravanas hacia un lugar donde se suelen empezar los road trips y además ganando dinero? Pues esto es Relocation, nosotros alquilamos sus caravanas por un precio muy bajo (a veces por 1€/día) y a ellos “les hacemos el favor” de desplazar su vehículo hasta una zona con gran demanda. Este método es muy bueno, ya que ambos obtenemos un beneficio mutuo. 

Pero siempre hay un pero y lamentablemente no puede ser todo tan bonito. El único inconveniente es que hay plazos establecidos para hacerlo y a veces pueden ser un poco justos y otras veces pueden ser más desahogados, teniendo así más tiempo para ir a vuestro aire. Por ejemplo, de Auckland a Wellington hay unas 8 horas de camino por lo que este trayecto podría hacerse perfectamente en un día, pues dependiendo de la empresa os dirán que la caravana tiene que estar en 1,2,3 o los días que sean en Wellington. Si es un día, no tendréis tiempo para nada, pero en cambio si son dos o tres, ahí podréis sacarle el pringue. En ocasiones, el kilometraje también puede ser un pequeño problema, puesto que no siempre es ilimitado. Yo utilicé este método en mi road trip por Australia y tuve una grata experiencia.

Tipos de caravanas:

  • Las Campervan o sleepervans son ideales para jóvenes y las más económicas. Suelen tener frigorífico y una mini cocina pero no aseo, así como una mesa y unos sillones en su interior convertibles en cama. En ocasiones, ésta se encuentra en un techo abatible accesible desde el coche o desde el exterior.  
  • Las Motorhomes son las reinas de la carretera y por ello son la opción más cara, pero en cambio, tiene absolutamente de todo, aseo, ducha, cocina, amplitud y una cama decente que no hay que montarla cada noche. Por el contrario, es mucho más grande y mucho más difícil de manejar, pero sobre todo, algunas tienen el inconveniente de no poder acceder a las ciudades si superan ciertos kilos, ya que muchas ciudades del mundo no permiten el acceso a vehículos que superan X kilogramos.

En la foto anterior os presento uno de los coches que me acompañó en mi andadura por tierras neozelandesas. Y a lo lejos (si os fijáis bien) también podéis ver los dos tipos de caravanas descritos anteriormente.

  • Tener un seguro de viaje, como por ejemplo el seguro Iati Estrella, un seguro con el que viajar tranquilos, y además, tendréis un 5% de descuento clicando en el nombre del seguro.
  • Carnet internacional.
  • Se conduce por el carril izquierdo.
  • Las carreteras son bastante buenas.
  • Descargar la app Campermate.
  • Llevar el mapa descargado en el móvil con los puntos marcados.
  • Chubasquero y zapatillas de senderismo.
  • Crema solar y gafas de sol, puesto que hay un agujero en la capa de ozono y hay muchos problemas de cáncer de piel en el país.
  • En el aeropuerto ví puestos para comprar tarjetas con datos móviles, pero podéis ir a lo seguro y contratarla con Holafly.
  • El coste de vida en Nueva Zelanda no es caro a excepción del alcohol y del tabaco.
  • Reportar sí se ven Wallabies (pequeños canguros originales de Australia) porque son una amenaza para su ecosistema.
  • Dinero en efectivo. Para cambiar de divisa os sugiero la plataforma Ria.
  • Tarjeta bancaria para imprevistos y poder sacar dinero efectivo del cajero. Para esto os aconsejo la tarjeta Revolut.

Tanto en coche, pero sobre todo en caravana, os sugiero llevar descargadas las aplicaciones CampermateWikiCamps y Rankers Camping NZ. Estas apps son indispensables para vuestro viaje porque podéis ir obteniendo información sobre campings, aparcamiento de caravanas, áreas de descanso y hostales entre otras cosas. También podéis ver información sobre  ellos como por ejemplo, si son de pago o gratuitos o si tienen lavandería o no, todo esto y muchas más cosas las detallan muy bien. Mis amigos iban mirando las tres pero utilizaban más Campermate e iban reservando sobre la marcha el camping que les pillaba más cercano o les interesaba más, al igual que nosotros en Australia. 

Por otro lado, os aconsejo usar la plataforma Bookme para buscar y reservar vuestros tours. Ésta es una turoperadora local que opera en Nueva Zelanda, Australia y Fiji, por lo que sus precios son más bajos que otros turoperadores de renombre extranjeros. Su funcionamiento es el siguiente; prácticamente cada día ofrecen descuentos sobre el precio base pudiendo variar de un día a otro y en ocasiones cuando quedan pocas plazas lanzan descuentos más suculentos para rellenar el tour. Algunos días la oferta se convierte en una verdadera ganga comparándolo con el precio de otras empresas de renombre o con su precio original. Nosotros contratamos varios tours a través de esta plataforma y no tuvimos ningún problema, sino al contrario, todo fue sobre ruedas (nunca mejor dicho).

El Tintero

En este último apartado os voy a mostrar algunos lugares que se me quedaron pendientes de visitar con el objetivo de que los conozcáis y los visitéis si os gustan.

El Monte Taranaki o Monte Egmont se localiza en parte más al oeste de la Isla Norte de Nueva Zelanda, concretamente en la Región de Taranaki. Este es un estratovolcán en “stand by” que supera los 2.500 metros de altura con una forma circular absolutamente perfecta. Como yo no fui, no os puedo enseñar fotos propias, pero si lo buscáis en internet estoy seguro de que llamará muchísimo vuestra atención. 

Como no podía ser de otra manera (estamos hablando de Nueva Zelanda) hay varias rutas de senderismo por la zona llamadas North Egmont Walks y hasta se puede llegar a su cima mediante el Mount Taranaki Summit Track. Este lugar debe de ser otra maravilla de Nueva Zelanda.

El Cabo Reinga (en maorí Te Reinga) es el punto más septentrional de Nueva Zelanda, por lo que se considera como el fin de la Isla Norte. Allí hay un faro solitario alejado a más de 100 kilómetros de la ciudad más cercana desde el que se puede apreciar cómo luchan por no unirse el Mar de Tasmania y el Océano Pacífico, diferenciados perfectamente por sus colores. De igual manera, en esta zona hay numerosos puntos de interés, como por ejemplo las playas de Te Werahi Beach y Paengarēhia / Twilight Beach, la Bahía Espíritus y hasta enormes dunas de arena (Giant Sand Dunes).

Durante el viaje hacia el Cape Reinga se puede aprovechar y parar para visitar la Bay Of Island, un conjunto de 144 islas donde podéis avistar delfines, ver la famosa roca Hole in the Rock y navegar entre islas mediante un ferry con salida desde el pueblo de Paihia. También existe la posibilidad de visitar la Bahía de las Islas con un tour desde Auckland.

Wellington es la capital de Nueva Zelanda, así como la ciudad más al sur de la Isla Norte y la tercera más poblada de Nueva Zelanda por detrás de Auckland y Christchurch. 

En muchas otras cosas, en esta ciudad ubicada en el Estrecho de Cook frente a la Isla Sur destaca el Wellington Cable Car, un funicular de color rojo que aunque no es tan llamativo como el mítico Cable Car de San Francisco también acapara la atención entre sus visitantes. Este Cable Car recorre aproximadamente 600 metros en unos cinco minutos para ascender desde Lambton Quay hasta Kelburn, un lugar en el hay unas vistas espectaculares tanto de Wellington como de toda la bahía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *